in

UN CAMBIO INDISPENSABLE: HACIA LA ECONOMÍA CIRCULAR

En las últimas décadas, en el mal llamado mundo desarrollado, se ha impuesto la denominada economía linealEste sistema se puede resumir en la siguiente sucesión: extraer, fabricar, consumir, usar y tirar, y vuelta a empezar.

La gran mayoría de ciudadanos de este maltratado planeta azul ya nos hemos dado cuenta de que este sistema resulta insostenible y que su fecha de caducidad ya ha cumplido. No obstante, muchos mandatarios  niegan las evidencias sin aportar argumentos reales  y se oponen a las medidas tendentes a cambiar el sistema económico (recordad el negacionismo del cambio climático de Donald Trump y su salida del Acuerdo de París. Aunque para buscar ejemplos no tenemos que ir tan lejos).

Resultan evidentes los problemas que acarrea el sistema de economía lineal:

  • Se está acabando con los recursos naturales: petróleo, carbón, bosques, riqueza marina, biodiversidad…
  • Producción de ingentes cantidades de residuos, desechos y productos que tras su uso se tiran sin ser debidamente reciclados.
  • Contaminación de mares, acuíferos, del aire, etc., lo que conlleva la muerte y desaparición de flora-fauna y la aparición de nuevas enfermedades.
  • La población es manipulada por la publicidad y se ve abocada a una espiral consumista, provocando una fuerte deriva de los principios y valores sociales.
  • Para que las empresas puedan producir y vender más cantidad, y con ello aumenten beneficios, se requiere reducir al mínimo los costes; lo que en muchos casos implica  la explotación de la mano de obra, sobre todo en los países pobres.
  • Para que las empresas puedan seguir vendiendo sus productos se requiere:
    •  que las modas obliguen a la sustitución de productos que aún están en uso.
    • que mediante campañas publicitarias creen a los ciudadanos necesidades que hasta ese momento no tenían.
    • que productos que podían durar muchos años se rompan o estropeen al poco tiempo para que se tengan que renovar (obsolescencia programada).
  • La brecha entre pobres y ricos cada vez se ensancha más.
  • El motor del mundo es la maximización de los beneficios empresariales, olvidándose por completo de la responsabilidad social que corresponde a las empresas.

La lista se podría hacer interminable,  en resumen, la economía lineal resulta insostenible, ineficiente (se despilfarran recursos) e insolidaria.

No podemos esperar a que la clase dirigente adopte medidas para solucionar todos estos problemas, somos los ciudadanos, los consumidores, quienes tenemos que asumir nuestra responsabilidad y comenzar a actuar.

Ya son muchas las iniciativas para promover el cambio a la denominada economía circular. Este tipo de economía puede resumirse en la sucesión cíclica: consumo responsable, reparar/reutilizar, reciclar y volver a producir , con lo que se cerraría un círculo que no origina residuos, que es respetuoso con el medioambiente, que permite la sostenibilidad del sistema y que en términos generales es más justo y solidario.

Os invito a conocer algunas de estas iniciativas y experiencias visitando los siguientes enlaces:

-Programa El escarabajo verde dedicado a la economía circular

-‘En Portada’ estrena ‘Un viaje circular’, reportaje en el que muestra dos grandes proyectos de economía circular que se ha puesto en marcha en la ciudad de Peterborough, en Gran Bretaña, y Ámsterdam con la idea de sustituir el actual modelo de comprar, usar y tirar.

– Las siete ‘R’ de la ciudad circular

 

Ilustraciones: Sonia Ríos Puerta.

What do you think?

0 points

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

La proporción cordobesa: El Triángulo Cordobés

Aprender idiomas en el extranjero. Primera Parte.