in

LAS ARENILLAS BAJAN A LA COSTA

El pasado 4 de abril nuestros alumnos de 3º Eso visitaron el Museo preindustrial del azúcar  ubicado en la Casa de la Palma, en Motril, veamos un poco de historia:

  • Sobre el molino y sus orígenes: 

El cultivo de la caña de azúcar en la costa granadina fue introducido por los árabes  en torno al siglo X. Gracias al clima subtropical de nuestra costa y a sus fértiles tierras, se convirtió rápidamente en uno de los cultivos más importantes de la comarca, ocupando la mayor parte de las vegas, aunque también es cierto que el uso de leña para calentar los hornos de los que se extraía la melaza acabó con la mayor  parte de los bosques de la costa granadina.

El azúcar se obtenía a través de las melazas elaboradas en las industrias azucareras. Existían varias tipologías de edificación para la obtención del azúcar, dependiendo del volumen de trabajo. Por un lado se encontraba el trapiche, para pequeñas producciones, cuyo molino era movido por la fuerza animal, y por otro, el Ingenio, que contaba con un molino que funcionaba a través de energía hidráulica, y que era utilizado para elaborar grandes cantidades de melaza, este era el caso del Ingenio La Palma que  se construyó en el siglo XVI. Fue uno de los ingenios manufactureros de azúcar más importantes de Motril, y el único de la época preindustrial en Europa, enriqueciendo con su producción a toda la provincia.

Pero, ¿cuál fue el origen de este Ingenio?

El origen de la Casa de la Palma se remonta al siglo XVI, cuando el morisco Jerónimo el Cebtini (Ceutini) construyó a las afueras de Motril, una casa e instaló allí un INGENIO AZUCARERO.

El descubrimiento de América supuso la gran expansión de la caña de azúcar. En el segundo viaje de Colón fue introducido en el Nuevo Mundo, el cultivo y las técnicas de elaboración del azúcar. Durante toda la Edad Moderna la mayor parte de la economía de Motril giraba en torno al cultivo y transformación de la caña de azúcar, demandando una gran cantidad de mano de obra,  muchos de los obreros bajaban a la costa desde el Valle de Lecrín.

Tras las revueltas moriscas y la expulsión de los mismos, en 1570, los bienes de estos fueron confiscados por la Corona, entre ellos los ingenios.

Las tierras de Jerónimo el Ceutini fueron subastadas y compradas en la Navidad de 1579 por Juan de Deza.

Deza vendió antes de 1582 el ingenio azucarero al genovés Lucas Palma, de cuyo apellido toma nombre la casa. Este italiano era el recaudador del diezmo general de las cañas dulces, azúcares y mieles de la villa de Motril. Tras el fallecimiento de Lucas, el ingenio de La Palma, pasa a manos de otro genovés, Alejandro Chavarino, que a partir de 1611 inicia la construcción de una gran casa.

Otro de los dueños ilustres que siguieron con la elaboración de azúcar fue Juan de Victoria, regidor de Motril, que adquirió las propiedades de Alejando Chavarino en 1677, mediante concurso de acreedores. Juan de Victoria modernizó y amplió las instalaciones del ingenio y de la casa. Los descendientes de Juan de Victoria mantuvieron la propiedad de estas tierras hasta finales del siglo XIX. En los primeros años del siglo XX la Casa de la Palma perteneció a la familia Ocete, siendo adquirida a mediados del siglo XX por la familia Palanco Burgos.

Su último propietario la cedió al ayuntamiento de Motril que la restauró y le dio un uso cultural, durante las obras de rehabilitación aparecieron los restos del antiguo Ingenio Azucarero y por ello se instaló allí el museo visitado por nuestros alumnos.

Inaugurado en 2004 en dicho museo se han recreado todos los procesos de fabricación del azúcar en época preindustrial, pasando por la zona de la molienda, la sala de prensas, las cocinas y salas de refino, donde se obtenían las “formas” o panes de azúcar. Lo más impresionante del museo, es una prensa de madera montada sobre las estructuras de piedra originarias, y la recreación de un molino hidráulico de dos mazas, realizado a partir de los documentos de 1641 del Ingenio de la Palma.

Este museo es sólo un ejemplo de la importancia que tuvo el azúcar en la economía granadina y en especial de Motril, tanto es así que hasta el propio Quevedo hizo alusión:

 

 “Si pan de azúcar, en Motril te encajo”.

VISITA A LA LONJA DEL PUERTO DE MOTRIL.

El pasado 4 de abril nuestros chicos-as de 3º de ESO  visitaron la Lonja del puerto de Motril y aunque no pudimos asistir a la subasta de pescado pudimos ver de cerca algunos tesoros que se esconden entre las redes: una vértebra de ballena, un pez trompeta, un trozo de coral e incluso un caballito de mar, también  aprendimos algunas curiosidades como que la subasta es decreciente y no ascendente, o que el pescado que se subasta por la mañana se hace por cajas independientemente del peso de éstas y el de por la tarde por kilos ya que suele ser un producto más caro.

Pero, ¿cómo funciona la subasta?

La Lonja de Motril dispone de un sistema de subasta mecanizada e informatizada de exposición y venta con tren de pesaje, las capturas son divididas en lotes, pesadas, y etiquetadas a través de un sistema informático, que da al comprador una información muy detallada: desde el barco que ha realizado la captura, al  producto se subasta, cuál es su calibre y el precio de salida.

Toda esta información pueden verla los compradores que asisten a la subasta desde un graderío atento a las pantallas con toda la información, es entonces cuando los interesados, mando a distancia en mano, pujan a la baja por los mejores lotes.

El precio lo marca la Lonja en función de la demanda y de los precios medios de días anteriores. Una vez que el comprador ha adquirido el producto marcha hasta el final de la cinta y comprueba qué ha comprado…pero…. ¡puede devolver el lote!, se inicia entonces una nueva subasta no al precio inicial de salida sino al precio que ha pagado dicho comprador, quien puje por ese producto ya no podrá devolverlo.

Cuando todo el pescado es subastado se ajustan cuentas y se etiqueta el producto porque todo el pescado que sale de la Lonja tiene que ir documentado.

Y aunque nos parezca extraño que la puja se realice a la baja, aprendimos a través de un juego que no es bueno esperar demasiado para comprar lo más barato posible porque otro comprador puede pulsar su botón más rápido y quedarse con lo que pretendíamos comprar a precio de ganga por no haber pagado un poquito más.

What do you think?

0 points

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

ABIERTO PLAZO MATRÍCULA ESCUELA COMARCAL DE MÚSICA Y DANZA

The robbers